En Español: Capitán América by Antonio Gil

David Wright es el buque insignia de unos New York Mets que esperan crecer alrededor suyo.

Texto: Antonio Gil

Cuando los New York Mets y David Wright llegaron a un acuerdo de extensión de contrato, el tercera base se convirtió automáticamente en jugador de la franquicia neoyorquina de por vida. Los 138 millones de dólares que cobrará en los próximos siete años así lo dicen. Sus seis selecciones para el All-Star Game, dos premios Golden Glove (2007 y 2008), dos premios Silver Slugger (2007 y 2008) y su presencia en el 30-30 Club, reservado a los jugadores que logran 30 homeruns y 30 bases robadas en la misma temporada, así lo justifican. Ser nombrado capitán del equipo no fue más que un movimiento que llegó de forma natural y que, al mismo tiempo, le entregó las riendas de un vestuario con muchas piezas que tendrán un año entero para crecer y ser respetable de cara a la próxima temporada. Una temporada de transición para muchos, pero algo mucho más grande para Wright. ‘Captain America’ tiene ante sí una de las campañas más importantes de su carrera deportiva, desarrollada completamente en la ciudad de los rascacielos. Él debe mantener todo en orden para cuando llegue el momento de que los chicos de la Gran Manzana den un paso adelante y se alcen como un teórico aspirante en la Liga Nacional.

“Hice todas las preguntas comprometidas que puede [durante la negociación] y conseguí las respuestas que quería escuchar”, explica Wright al hablar de su renovación. “Para mí es todo un orgullo ponerme este uniforme todos los días y salir ahí fuera a intentar jugar duro delante de todos esos fans. Hay momentos muy buenos en camino”. Los hubo en un pasado ‘lejano’, desde su debut con los Mets en 2004, y los ha habido antes de empezar esta temporada. ‘Captain America’ hizo honor a su apodo liderando a las tropas de la selección de Estados Unidos en el World Baseball Classic hasta que unas molestias en la espalda le dejaron inactivo ante la imparable República Dominicana y el sueño de las barras y estrellas se apagó. Wright fue el alma del equipo nacional y sus números así lo demostraron, sobre todo en la victoria ante Puerto Rico. Ese espíritu es el que se espera que traslade a los New York Mets. “Ganar es lo más importante. Evidentemente está genial conectar hits, anotar carreras y todo eso, pero lo mejor es escuchar los cánticos de U.S.A. teniendo opciones de ganar partidos”. Eso mismo, pero con el ‘Let’s go Mets’ es lo que espera poder reproducir en el pintoresco Citifield de Flushing Meadows, en el barrio de Queens.

A sus 30 años lo tiene todo para ser el líder de un equipo con mucho que aprender. El término ‘ejemplo a seguir’ va acompañado de una foto suya en todos los diccionarios que hay en el clubhouse de los Mets. Sus compañeros le admiran y respetan por partes iguales. Le piden consejo e incluso le imitan en ciertos comportamientos. Es el espejo en el que los más inexpertos deben mirarse. Lo saben y hasta están orgullosos de ello, siendo conscientes que una oportunidad como ésta no se presenta todos los días. Tanto es así que incluso hacen público su euforia, tal y como dejó claro en su cuenta de Twitter el segunda base Justin Turner, con un elocuente “¡Mamá, voy a trabajar con el Capitán Amércia todos los días! ¡Está genial!”. Como Turner piensan todos los que visten el mismo uniforme que Wright y sueñan todos los que le idolatran desde la grada. Un Met de por vida… y sin ningún pero.